5/14/2010

Willy

Algo muy extraño pasó esa noche. Oí algo muy ruidoso cuando terminaba de recoger las sillas del bar en el que trabajaba de camarera. Ese sonido fue muy grave y estruendoso. Provenía del cuarto de las luces, un cuarto muy pequeño y con muchos trastos dentro. Me dirigí a él con la fregona, por si la tendría que utilizar como escudo o como arma. Abrí la puerta lentamente y encendí la luz. No había nada ni nadie, sólo los interruptores que controlaban la iluminación de todo el local. Miré la habitación cara de asco y cerré la puerta de un portazo. Cuando me di la vuelta, algo extraño me encontré. Una personita de color morado y con los ojos negros, se encontraba enfrente de mí mirándome con atención. No llevaba ningún tipo de vestimenta y susurraba algo de vez en cuando que no podía entender. Me acerqué lentamente a él, mirándole con los ojos dilatados de la sorpresa. Estiré mi brazo porque quería tocarle su extraña piel. Él también estiro su brazo y me acarició la mejilla. Yo, por respuesta, le toqué su calva cabeza con suavidad. Una piel fría pero suave.

2 diente(s) reluciente(s) en una gran boca sana.:

FWS on 15 de mayo de 2010, 15:24 dijo...

Me ha gustado tu blog, y te he añadido a seguidores ;)
por cierto, me he fijado que bajo la foto del título tienes un pequeño fallo, pone : "Porque la lectua es vida"

un beso(:

Martu. on 17 de mayo de 2010, 14:03 dijo...

Lindo blog! ya te sigo (:
podrias seguirme vos tambien? te lo agradeceria mucho! ♥
Besotte :)

Publicar un comentario

 

13 de Enero. Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos